Aguas termales naturales: clasificación y beneficios

Publicado por Francisco Gil en

Las propiedades curativas del agua se han usado a lo largo de la historia. Y es que, los minerales del agua no solo nos aportan beneficios cuando la bebemos, también cuando acudimos a termas naturales y en algunas aplicaciones, como la hidroterapia.

Las termas o aguas termales naturales pueden ayudar a la recuperación de distintas enfermedades. Además, es una forma perfecta para despejarse y renovar energías.

Pero antes, ¿qué son las aguas termales naturales?

Las aguas termales son aguas con alto contenido en minerales procedentes de la capa subterránea de la tierra, que brotan con más de 5ºC respecto a la temperatura de la superficie.

De esta forma, las aguas termales pueden clasificarse en función de su temperatura y su composición mineral.

 TEMPERATURA

Según la temperatura, las aguas termales oscilan entre los 20 y 150 ºC:

  • Inferior a los 20ºC se encuentran las aguas frías.
  • Entre los 20ºC y 35 ºC las aguas hipotermales.
  • Entre los 35 ºCy 45ºC las aguas mesotermales.
  • Superando los 45ºC y hasta los 100ºC las aguas hipertermales.
  • Más de 100ºC y alcanzando incluso los 150ºC las aguas supertermales.

 COMPOSICIÓN MINERAL

Por otro lado, la composición mineral del agua es el parámetro principal para clasificar las aguas termales. En función de cada mineral, el agua posee distintos beneficios:

  • Aguas ferruginosas: ricas en hierro, se emplean para tratar anemias y reumas.
  • Aguas cloruradas: en este tipo de agua predominan los cloruros, el sodio, calcio y magnesio. Se usa para baños relajantes, terapias reumatológicas, dermatología y cansancio físico.
  • Aguas sulfuradas y sulfurosas: con alta presencia en azufre, son recomendables principalmente para tratamientos dermatológicos.
  • Aguas sulfatadas: poseen una concentración dominante de azufre, además de sodio, calcio, magnesio o cloro. Se emplean para tratamientos digestivos y gástricos.
  • Aguas bicarbonatadas: con un predominio de bicarbonato. Se usan para tratar la acidez gástrica.

 

No obstante, las aguas termales independientemente de su composición también te aportan beneficios:

  • Al aumentar la temperatura del cuerpo, aumenta la circulación y la oxigenación.
  • El baño de forma continuada durante un periodo de 3 a 4 semanas, ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema nervioso y la relajación mental.
  • Ayudan en dolencias musculares y en enfermedades dermatológicas, como la psoriasis y dermatitis.

Compartir esta publicación



← Publicación más antigua